Partiendo del encuadre sicodramático de J. L. Moreno (creador del sicodrama), Rojas- Bermúdez introdujo modificaciones e innovaciones en la teoría y en la metodología sicodramáticas, ampliando el ámbito de aplicación del sicodrama y sus posibilidades terapéuticas. Así, Rojas-Bermúdez, desarrolló la teoría del Núcleo del Yo y Esquema de Roles, la conceptualización del Objeto Intermediario, de las Imágenes Sicodramáticas, la Sicodanza, las Técnicas de Comunicación Estética, etc.

La búsqueda constante de conceptos que diesen cuenta de lo observado clínicamente le llevó a integrar elementos de la sicología evolutiva, la neurofisiología, la embriología, la etología y la sociología.

Jaime Rojas-Bermúdez en la EGS-RB, 2012

 

 

El modelo de sicodrama de Rojas-Bermúdez se fundamenta en la lectura de formas emergentes y el esclarecimiento de sus contenidos o significados, y en una concepción de la organización mental basada en elementos de las neurociencias.

 

 

Las principales características de la Escuela de Rojas-Bermúdez, son:

  • La elaboración de un esquema referencial sobre la personalidad: Núcleo del Yo – Esquema de Roles, que incluye aspectos evolutivos, sicopatológicos, individuales e interrelacionales.
  • En función de este Esquema de Roles, se ubican los diferentes encuadres sicodramáticos: sicodrama/sicodanza, sociodrama, aprendizaje de roles y juegos dramáticos, que marcan diferentes objetivos y límites a la tarea.
  • El énfasis en las formas, que focalizan la tarea sicoterapéutica en función de sus significados y contenidos, otorgando especial importancia a las formas visuales: la construcción de imágenes, que se complementa con la línea de lo vivencial, las dramatizaciones.
  • La jerarquización de lo corporal: caldeamientos corporales y la sicodanza, que implementa la música y el movimiento como vehículo comunicacional.
  • La especial atención a las funciones de los objetos en la sicoterapia con diferentes pacientes: objeto intermediario e intraintermediario (títeres, máscaras, telas…).
  • La introducción del concepto de contextos en la comprensión del encuadre sicoterapéutico y sicodramático.
  • La introducción del concepto de unidad funcional que explicita la relación entre los integrantes del equipo terapéutico y de cada uno de ellos con el grupo y con el protagonista/paciente.
  • El énfasis en la etapa de caldeamiento (como organización de la trama grupal de la cual surge, recortándose como forma, el protagonista/paciente) y la diferenciación entre caldeamiento inespecífico y específico.

De esta manera, a partir de un único modelo teórico y metodológico, se instrumentan los diferentes procedimientos y técnicas para operar en el ámbito individual, de pareja, familiar, grupal e institucional.